No es obligatorio, pero es una buena idea. Después de la inspección, el inspector de viviendas podrá responder preguntas sobre el informe y cualquier área problemática. Esta es también una oportunidad para escuchar una opinión objetiva sobre la casa que le gustaría comprar y es un buen momento para hacer preguntas generales de mantenimiento.